martes, 30 de noviembre de 2010

Otro siervo sin tierra

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo peor de todo es que es cierto.

dora del carmen dijo...

tristeza